hombrecito
Crianza

Para mi hijo ¿Qué es ser un hombrecito?

Ser hombre en estos días no es cosa fácil, querido Matías. Las expectativas son muy altas pero los mensajes muy contradictorios y poco claros.

Una de mis mayores preocupaciones cuando supe que tendría un hijo era ¿cómo lo voy hacer un hombre de bien? Hoy que tienes seis años y medio, sé que serás una gran persona, más allá de tu condición de hombre.

En el camino de tu crecimiento has ido entendiendo las diferencias entre niñas y niños, hemos invertido horas de charla hablando sobre las etiquetas, los colores y esas formas que utiliza la sociedad para aquello que le asusta o que simplemente desconoce.

Aún hay muchas cosas que te faltan por aprender, tienes toda la vida y buenos ejemplos para aprender de los mejores; mientras, te voy haciendo una lista de temas que me parecen importantes:

1) Ser hombre no significa tener un poder superior, es sólo una condición que tiene muchas implicaciones, que no te da más derechos que al resto de los seres humanos.

2) La sociedad tratará de hacerte creer muchas ideas falsas, desde que eres superior a las mujeres, hasta que debes ser el proveedor económico/financiero de tu familia, porque eso hacen los hombres. NO, FALSO. Ambas premisas están equivocadas, eso es lo que la gente espera de ti, nada más.

3) Quizá un día decidas que quieres formar una familia, la manera en cómo se establezca, los acuerdos y las responsabilidades son solamente decisión tuya y de tu pareja, no dejes que nadie te convenza de lo contrario.

4) Ser hombre no te da más derecho que otras personas, pero tampoco te los debe quitar, nunca renuncies a tu derecho a ser feliz, a expresar tus emociones y sentimientos; jamás cedas tu derecho a elegir en libertad a una pareja, una carrera profesional o una forma de vida.

5) Van a tratar de convencerte de que las mujeres estamos locas o que somos “complicadas”, con ese tonito de sorna; no mi’jito, simplemente vemos el mundo de una manera diferente. Antes de juzgar a una mujer piensa que a ella también le han hecho creer mentiras, a algunas les habrán dicho que son princesas y que por eso merecen todo, a otras les habrán hecho creer que son nada.

6) Es importante que siempre tengas presente que el valor de otras personas no tiene nada que ver con su apariencia. Hay mujeres que se sienten bien con su cuerpo, que lo muestran y que ejercen su sexualidad libremente, eso está bien, no te asustes, es sólo una característica; lo que importa es lo que tienen en la cabeza, incluso, más que en el corazón.

7) Quizás un día te enamores de una mujer o quizás un día te enamores de un hombre. No te preocupes, es sólo una elección, el género no debe ser un tema en tu vida, eso no importa, a mi no me importa, yo te amo.

8) Ser buen hombre significa ser una buena persona, independientemente del género; ser una buena persona es tratar bien al resto de los seres vivos, ser generoso con quien tiene poco, ser empático con quien esté agobiado, ponerse un momento en los zapatos del otro o de la otra antes de juzgar, ser solidario con la desgracia ajena, aunque no sea la tuya, ser amoroso cuando alguien necesite un abrazo.

9) Ser hombre no significa brincar de cama en cama y coleccionar amores sólo para tu ego o “porque eso hacen los hombres”; no, al contrario, ser un hombre es saber cuidarte y cuidar a la pareja que escojas.

10) Ser hombre es recordar que el sexo es un acto de amor, pero también de placer, que pertenece al ámbito privado de las personas, jamás al público y que merece todo tu respeto y responsabilidad, pero nada más. Hoy día se le da demasiado poder al sexo, no lo hagas tú.

11) Ser hombre es recibir una etiqueta, eso también nos la aplican a las mujeres; supéralas, quítalas de tu vocabulario, bórralas de tu lenguaje, sólo hacen daño, las etiquetas restan en lugar de sumar.

Quiero que sepas siempre que a mí ya no me preocupas tú, me preocupa la sociedad que te estamos dejando. Mi trabajo es que tú aprendas a sacudirte las expectativas que el mundo quiera poner sobre tus hombros; no importa quien sea ni las razones que tenga, al final del día son sus expectativas, no las tuyas.

Tengo la tranquilidad de que tienes grandes ejemplos, como tu padre, un tipazo y un hombre en toda la extensión de la palabra; como Ángel, una de las mejores personas que conozco en este mundo; como tu tío Nacho, trabajador y responsable; como tu tío Paolo, quien sabe aprender de sus errores y siempre te extenderá su mano; como nuestro amigo Paz, alguien en quien siempre podrás confiar; como tu tío Roy, un hombre generoso y muy solidario; como tu tío Pepe, quien sabe de etiquetas y ha logrado superarlas. Más los que se vayan acumulando a lo largo de nuestro camino.

Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, es sólo el título de un libro, muy malo, por cierto. Los hombres y las mujeres son diferentes, sí, pero no contrincantes, y eso hace la vida más sabrosa, más enriquecedora; desde ahora tienes un sentido muy claro de la justicia, no lo pierdas. No olvides nunca tu dulzura, conserva siempre tu infinita alegría y ese entusiasmo por compartirlo todo.

Eres un hombre ¡felicidades!

Te ama, mamá.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply