frase-juvenal-guardianes
Crianza

Prevenir el abuso sexual infantil es responsabilidad de todos

Sólo escuchar abuso infantil hace que se me revuelva el estómago. Desde siempre esa frase me alteraba, ahora que soy mamá de tres puede provocarme el vómito y no exagero. Confieso que muchas veces es un tema que he pospuesto en lecturas o en noticias, me rebasa, sin embargo, estoy conciente de que no puedo evadirlo, sobre todo porque es un tema de seguridad básico.

Seguridad para mis hijos, los tres, pues el abuso sexual infantil no es sólo un tema de niñas, sí es cierto que la estadística es mayor, pero los niños también son objeto de abusos.

Es un tema de seguridad porque somos uno de los países con mayor índice de abuso sexual infantil y no podemos seguir haciendo como que no nos damos cuenta. Es de miedo escuchar en cualquier conversación social o familiar que todos conocemos, al menos, un caso de abuso infantil. No debe seguir sucediendo.

La semana pasada, la organización “Guardianes” se presentó el primer estudio “Percepción sobre el abuso sexual infantil” que, al menos a mi, me ha dejado muy preocupada, pues los resultados muestras que como sociedad tenemos ideas muy equivocadas sobre este fenómeno.

Por ejemplo, 50% de los mexicanos considera que el principal agresor sexual de un niño es un extraño cuando en realidad se sabe que el 80% de los agresores son los familiares directos del menor: padre, abuelo, tío, hermano.

El reporte señala también que la calle es, para casi la mitad de los encuestados (46%), el principal lugar de riesgo para un menor, sin embargo, la realidad señala que, nuevamente, el 80% de los casos ocurre dentro de los hogares.

Estos dos datos básicamente son la clave para atacar el problema, urge una campaña enfocada a decirle a la gente que los extraños no siempre son el mayor peligro para nuestros hijos y que es en casa dónde suceden los abusos.

Hay que estar pendientes, observar a nuestras criaturas, y cuando algo no nos cuadre, cuando algo nos haga dudar, siempre, siempre, es mejor preguntar, investigar y no dejar que el miedo y la vergüenza nos ganen, en todo caso, mejor sacar la rabia y el enojo para enfrentarlo.

Sobre lo que podemos hacer como mamás para evitar este tipo de agresiones a nuestros hijos, lo indispensable es fortalecer su autoestima y esto aplica para cada parte de la vida cotidiana.

Una niña o niño que se sabe fuerte, que se sabe amado, que se sabe atendido, que ha escuchado que su cuerpo es lo más sagrado que tiene, que nadie lo puede tocar, que nadie lo puede agredir ni atacar y que no es no, reduce las posibilidades de ser atacado y sin duda sabrá qué hacer en caso de que alguien intente hacerle daño, pues tendrá claro que puede pedir ayuda y que su madre/padre estarán de su lado.

“Guardianes” es una organización que viene trabajando en la prevención del abuso sexual infantil desde hace años, tanto es las escuelas, como en otros espacios con mamás, papás y todas las personas que se quieran sumar para reducir los niveles de este mal que como sociedad hemos dejado crecer porque ese es el primer paso, reconocer que los niños son responsabilidad de todas y todos.

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply